Get Adobe Flash player

Implantes Dentales

Compartir

Los implantes dentales son raíces artificiales que se colocan en el maxilar creando una base sólida sobre la cual se pueden efectuar tanto restauraciones de dientes individuales como de toda la boca.

 

La analogía didáctica que ocupo para explicarlos consiste en comparar los dientes sobre implantes a un cuadro, cuando queremos colocar un cuadro en la pared necesitamos primero colocar un tarugo y el tipo de pared (material, madera concreto etc.) determina que tarugo vamos a ocupar, por lo mismo lo que nosotros los dentistas llamamos implante no es más que un “tarugo” de titanio puesto en su hueso (que pasa a ser la pared) y dependiendo la cantidad de hueso y densidad del mismo, nosotros escogeremos el implante más adecuado para que quede lo mejor “anclado” posible. 

                                               

Este anclaje es el factor más importante en la colocación de implantes, ya que si no existe un buen anclaje inicial ya sea por falta de hueso o por deficiente densidad, el implante lo más probable es que fracasara. Por eso es esencial tener un buen examen radiológico para evaluar bien la “pared”, yo el 95% de las cirugías de implantes las efectuó con un examen llamado Tomografía (TAC) o scanner, examen el cual me da toda la información que necesito para seleccionar el “tarugo” mas ideal para ese tipo de “pared”.

Siguiendo en los pasos de instalación del “cuadro” (diente), después de un proceso de cicatrización que es de 3 meses en maxilar inferior y de 6 meses en maxilar superior se procede a una segunda cirugía en la mayoría de los casos ya que el “tarugo” (implante) queda cubierto por encía en la primera cirugía, y por lo mismo hay que hacer una cirugía de descubrir o retirar esa encía que cubre el implante. Esta cirugía se llama conexión, en esta cirugía evaluamos si el implante Oseointegro al hueso (o sea si es que se unió al hueso o no).

Luego de esta cirugía de conexión debe pasar un tiempo prudente y variable para cada paciente de cicatrización de encía, esto es generalmente entre 2 a 4 semanas dependiendo el caso. Una vez terminado este proceso de cicatrización se comienza la 3era fase y final de la instalación del “cuadro” (diente) que es lo que al paciente le importa. La rehabilitación dependiendo del caso (múltiples o unitarias) va entre 3 a 8 sesiones aproximadamente, y posteriores controles. Para poder unir el “cuadro” (diente) y el “tarugo” (implante), nosotros ocupamos un aditamento intermedio que se llama pilar y que es equivalente a un “tornillo” en nuestra analogía del cuadro. Existen distintos tipos de “tornillos” (pilares) y estos tienen una directa incidencia en la predictibilidad de la rehabilitación y también en el precio de la misma. Ya que los pilares Colados son fabricados en base a un patrón de cera y por lo cual no tienen tanta precisión, a diferencia de los pilares maquinados que tienen una precisión casi perfecta pero un costo más elevado.

Hago este alcance sobre los pilares ya que el tipo de pilar tiene un incidencia muy importante en los problemas posteriores que pueda tener una rehabilitación, el problema más común con las rehabilitaciones sobre implantes es el aflojamiento de tornillos (pilares) por la vibración de la masticación. Tenemos que pensar que ahora tenemos 1 tarugo y un tornillo afirmándose de este, y al igual que un auto nuevo que necesita constante afinamiento y control de 5000 kms, la vibración de los caminos en los que el auto ande van a determinar cuanto se suelte el mismo, por eso sin un adecuado control un tratamiento sobre implantes puede perderse a mediano corto plazo.

Las fallas más comunes en implantología van más de la mano con problemas en la rehabilitación (cuadro o tornillo) que en problemas con el tarugo (implante). Un implante eso si no es infalible, la pérdida de un implante que ose integro en algún momento siempre va a estar ligada a 2 factores, los cuales son infección por falta de higiene y mantención, o a sobrecarga ( ya sea por bruxismo, o perdida de otras piezas quedando mucha carga en el implante). Estos 2 factores causan pérdida o sea a un ritmo variable y que puede hacer que el implante al igual que los dientes pierda el hueso que lo rodea y al final tenga movilidad. Si esto sucede generalmente existen ya 2 problemas, no solo que no se tiene el implante, sino que muchas veces ya no existe el hueso para poder colocar otro, por lo que hay que recurrir a técnicas de injertos óseos lo cual alargara y encarecerá el tratamiento.